Chopard

Nuestra Historia
Una Historia Familiar

Chopard ha experimentado un desarrollo espectacular. Reconocida por su creatividad, su tecnología puntera y el virtuosismo de sus artesanos, bajo el impulso de la familia Scheufele Chopard se ha convertido en uno de los nombres líderes de la industria relojera y joyera suiza de lujo.

Hitos

1860

A la edad de 24 años Louis-Ulysse Chopard (1836-1915) crea sus talleres L.U.C en Sonvilier, Suiza.

1885

Chopard se forja una reputación de fabricante de relojes suizos fiables y de alta calidad y se convierte en proveedor oficial de relojes para el "Tir Fédéral", la Compañía Suiza de Ferrocarriles y el Zar Nicolás II de Rusia, entre otros.

1937

Chopard se traslada a Ginebra, centro relojero de renombre internacional. Paul-André Chopard (1898-1968), nieto de Louis-Ulysse, continúa allí la tradición familiar.

1963

Karl Scheufele III reduce la dependencia de los proveedores suizos fabricando sus propios movimientos relojeros suizos. Adquiere la manufactura suiza de Paul-André Chopard. Él y su esposa Karin desarrollan Chopard, lo que lleva a una espectacular expansión de la producción y a una reputación que se incrementa de manera espectacular.

1976

Happy Diamonds aporta un giro innovador al tema de los relojes engastados con diamantes. Estos exclusivos relojes con diamantes flotantes, que contienen unos diamantes que pueden moverse libremente entre dos cristales de zafiro, se convierten en uno de los productos de mayor éxito en la historia de la empresa.

1978

Con el fin de aumentar la integración vertical de Chopard, Karl Scheufele III invierte en su propio taller de fundición, lo que permite la producción interna de sus aleaciones de oro.

1980

Convencido de que un reloj de acero inoxidable de Chopard tiene el éxito asegurado, Karl-Friedrich Scheufele, de 22 años, hijo de Karin y Karl Scheufele III, diseña el reloj suizo St. Moritz: un elegante reloj deportivo de lujo fabricado en acero que se adapta a todas las circunstancias.

1985

El boceto de un payaso con la barriga llena de diamantes y piedras de colores impulsa a la hija de Karin y Karl Scheufele III, Caroline Scheufele, hacia el mundo del diseño. El Happy Clown se convierte en la mascota de la Maison y lanza las primeras colecciones de joyas con diamantes de Chopard.

1988

Karl-Friedrich Scheufele, que comparte la pasión de su padre por los coches deportivos clásicos, se asocia con la legendaria carrera 1000 Miglia y lanza la colección homónima de relojes deportivos de lujo que se convertirá en un éxito.

1993

Caroline Scheufele diseña un reloj deportivo de diamantes basado en una original asociación entre acero y diamantes: el Happy Sport. Con sus diamantes flotantes Happy Diamonds girando sobre la esfera entre dos cristales de zafiro, se convirtió rápidamente en un emblema del look "sporty-chic".

1996

Karl-Friedrich Scheufele funda en Fleurier Chopard Manufacture, dedicada a la producción de movimientos relojeros suizos de alta precisión.

1998

Chopard se convierte en patrocinador oficial del Festival Internacional de Cine de Cannes, creando cada año impresionantes modelos y eventos para celebrar su eterno amor por el cine, así como un trofeo para los jóvenes talentos y la legendaria Palma de Oro.

2016

Karl-Friedrich Scheufele lanza uno de los relojes más complicados de Chopard: el L.U.C Full Strike, una repetición de minutos elaborada en oro ético certificado "Fairmined" y ganador de la “aguja de oro” en el Gran Premio de Relojería de Ginebra.

2018

Desde julio de 2018 Chopard se compromete a utilizar oro 100% ético en la producción de todos sus relojes y joyas.

2019

Karl-Friedrich Scheufele reinterpreta el St. Moritz, su primer éxito relojero, en una nueva colección inspirada en la naturaleza: el reloj Alpine Eagle.

Saber más
La maison Chopard