Alpine Eagle

El renacimiento de un icono suizo de la relojería

Lo que una vez fue, vuelve a vivir. El espíritu del reloj St. Moritz sigue vivo en el Alpine Eagle. Cuando se presentó por primera vez en 1980, el St. Moritz destacaba tanto por la clasificación de sus materiales como por su diseño único.
Reloj Deportivo de Lujo Chopard
1980-1986

St. Moritz

Inspirado por el estilo de vida activo y por los gustos exigentes de la sofisticada élite alpina, el St. Moritz fue el primer reloj deportivo de la Casa y hoy en día sigue siendo un reloj muy codiciado.
Steep moutainside with fir trees and mist.

Lo que una vez fue, vuelve a vivir

Relojes de lujo St. Moritz de dos tamaños diferentes
Vistas de los Alpes suizos
Esbozo hecho a mano del reloj de lujo St. Moritz
Reloj de lujo Saint Moritz de Chopard 1980-1986
Dos hombres diseñando el reloj de lujo Saint Moritz
Proceso de la creación de un reloj suizo
Boceto dibujado a mano de la segunda manecilla del Alpine Eagle y una pluma de águila.
Un reloj deportivo Alpine Eagle de Chopard

Padre e hijo: el reloj suizo Alpine Eagle

Como sucede con la historia del St. Moritz, la creación del Alpine Eagle es una historia familiar y la evolución de la tradición de generación en generación.

Hace casi cuarenta años, cuando Karl-Friedrich Scheufele convenció a su padre de que produjera un reloj de acero que sería ideal para la comunidad sofisticada pero activa de St. Moritz, nació un icono. Enormemente avanzado respecto a su categoría en cuanto a forma y función, el St. Moritz se convirtió en el reloj sporty-chic definitivo.

Hoy la historia se repite de la forma más maravillosa posible cuando una generación más tarde padre e hijo se vuelven a reunir y se crea el Alpine Eagle. La reinvención moderna del St. Moritz es el testimonio de tres generaciones de ingenio y experiencia.

La colección de relojes de lujo Alpine Eagle

Descubrir más historias