Christophe

Artesano relojero ensamblador de grandes complicaciones

En nuestros talleres de Alta Relojería hay un artesano cuyo saber hacer es una labor de paciencia. Christophe es relojero especialista en el ensamblado de grandes complicaciones desde 1998. Es él quien reúne y ajusta minuciosamente los 533 componentes que permiten al calibre del reloj de lujo L.U.C Full Strike dar las horas, los cuartos y los minutos con un sonido cristalino. Se necesita un mes completo de trabajo para que este experto veterano culmine esta labor tan sumamente minuciosa.

Para Christophe la relojería es una vocación. De niño, cuando sus amigos jugaban al balón él desmontaba pacientemente los relojes de pulsera y de pared de su casa para entender los mecanismos, intrigado por el lenguaje de las ruedas y los piñones. Hoy en día, este hombre de Manos Artesanas no ha perdido nada de aquella pasión. Al contrario, ha ganado en conocimientos y en talento. Hasta el punto de haber sido reconocido apto, tras más de 20 años en el oficio, para fabricar el movimiento L.U.C 08.01-L que late dentro de la joya de la corona de la Alta Relojería de Chopard: el reloj de repetición de minutos L.U.C Full Strike. Este reloj de Grandes Complicaciones alberga un calibre delicado, protegido por cuatro patentes de inventos y equipado con unos timbres de cristal muy frágiles gracias a los cuales el reloj de lujo puede dar la hora al minuto exacto y con una melodía única en el mundo.

Además, hay que decir que cuando recibe en piezas separadas el conjunto de los 533 componentes fabricados en la Manufacture, Christophe se vuelca en una labor tremendamente larga, sabia y minuciosa. « Lo más difícil es montar los cristales que soportan los timbres. Su colocación es muy delicada » cuenta Christophe a propósito de este ejercicio que sus manos y su experta mirada dominan a la perfección. Pieza a pieza, puente a puente, asocia cada componente para no formar más que un único objeto al que da la vida. Cuando percibe el primer latido en el corazón del movimiento es cuando Christophe sabe que ha conseguido algo que es mucho más que un trabajo.

"Para mí la relojería es una vocación, y haber sido elegido hoy para trabajar en unas piezas como el reloj de repetición de minutos de Chopard constituye un auténtico logro en mi vida. Un buen artesano necesita, por lo menos, diez años de experiencia para ser capaz de hacer un movimiento tan complejo. Ensamblar un mecanismo hecho a base de varios componentes es una labor difícil que, ante todo, requiere tiempo y perseverancia. Es un trabajo que solo la mano del hombre puede llevar a cabo."

Christophe, artesano relojero ensamblador de grandes complicaciones
Chopard

Relojes realizados a mano por nuestros artesanos

Relojes repetidores de minutos L.U.C FULL STRIKE

Un sonido cristalino único en el mundo

El reloj de lujo L.U.C Full Strike es el orgullo de Chopard Manufacture. En 2016, tras 20 años de existencia la Manufacture lanzaba su primer reloj de repetición de minutos. Más que un éxito fue todo un logro, reconocido desde 2017 con la Aguja de Oro del Gran Premio de la Relojería de Ginebra. La fundamental innovación de este logro es que, por primera vez, los timbres del movimiento están fabricados en zafiro – y no en oro o acero como es tradicional en el mundo de la relojería. Además, están fabricados con el cristal en un solo bloque de zafiro, sin soldadura ni tornillos, lo que le garantiza un sonido de una pureza absolutamente única en el mundo.

Christophe, artesano relojero ensamblador de grandes complicaciones

Artesanía relojera suiza
Artesania relojera de lujo
Artesania de relojes fabricados en Suiza
Artesanía de relojes de diamantes y oro rosa
Saber hacer de alta relojería
Saber hacer relojero de lujo suizo
Caja de reloj de oro de lujo
« La repetición de minutos es la única complicación que añade una dimensión al reloj: la acústica. Es un mundo aparte. »

Karl-Friedrich Scheufele
Reloj excepcional engastado con diamantes
Caja de reloj de lujo con diamantes
Componentes para un reloj de lujo
Artisan of emotions

Meet our artisans